martes, 28 de diciembre de 2010

martes, 21 de diciembre de 2010

Estoy lista



He amado
He perdido la cabeza
He desconfiado
He mentido
He sufrido
He reído
He teñido de rubio mi pelo
He conocido gente buena
Y también mala
He bailado hasta las tantas
He trasnochado
He tenido miedo
He gastado todo mi dinero
He conocido mundo
He conocido mucha gente
He cometido errores
He tenido ganas de estar sola
Y de estar acompañada
He hecho locuras
He sido muy feliz
He tomado decisiones
Me he arrepentido
He gritado
He soñado

Y después de todo cuando pensaba que ya no podría ser

He sentido una vez más
He sentado mi cabeza
sobre mis hombros
He pisado el suelo con los dos pies
He conseguido serenarme
He montado en un tren destino a la felicidad
He cambiado
He evolucionado
He conseguido ser natural
He aprendido a valorarme como antes no hacía
He conocido la parte bondadosa de un hombre
He conseguido confiar
He dado un paso muy importante en mi vida

He llegado a la conclusión de que ahora es el momento...

....estoy lista

martes, 14 de diciembre de 2010

Te echo de menos


Son muchos los momentos en los que te recuerdo, momentos de felicidad que me gustaría compartir contigo.
Muchas veces no se que decisión tomar, o si las cosas que hago las hago como debería.
Me faltan esos momentos donde poder pedirte consejo, ya que se que tus consejos siempre serán consejos validos, por la gran experincia que tienes en la vida.
Cuantos abrazos no te he podido dar y que tantas veces he necesitado.
La distancia entre nosotros es tan larga, que necesito alimentar tu ausencia con el recuerdo del pasado.
Recuerdo que siempre me distes buenos valores como persona y hoy día todavía los tengo presente.
Tu esfuerzo por educarme y hacer de mi la mujer que soy hoy, si, hace poco me dijistes, ¿cuando paso? cuando pasastes de ser una chica joven a toda una mujer, estoy orgulloso de ti.
Si papá, he crecido mucho, y nos hemos perdido muchas cosas el uno del otro, tenemos muchos besos y abrazos pendientes, muchas conversaciones, momentos.
Pero la distancia nos impide que haya ese calor entre nosotros, el calor que queda despues de una abrazo de cariño, de un aliento de ánimo o de simplemente un feliz momento.
Aun así yo se que piensas a menudo en mi, como yo lo hago en tí, a pesar de que no hablemos todas las veces que nos gustaría, porqué yo se que lo que queremos es vernos en persona y olvidarnos del frío teléfono.
La distancia separa los cuerpos pero no los sentimientos y aunque te eche mucho de menos siempre estás presenté en mis pensamientos.
Ojala algún día pueda compartir contigo todas las cosas importantes que ocurren en mi vida, o simplemente las más simples del día a día, eres uno de los dos pilares de mi vida.

Te Quiero

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Un ejemplo a seguir


Pasé parte de mi infancia en otro país, posiblemente los años más importantes de mi educación, y los que más han influido en quien soy hoy.
Un país donde la media de los sueldos ronda los 2000€, donde pagan has un 30% de impuestos, dependiendo del sueldo.
Un país donde cualquier colegio público es incluso mucho mejor que el mejor colegio privado de España.
Al colegio que yo iba (público) te enseñaban aparte de las asignaturas convencionales, una hora a la semana teníamos cocina (una enorme sala con varias bancadas de cocinas) por grupos a cocinar, elaborábamos primero la lista de la compra, íbamos a comprar con la profesora, luego hacíamos la receta y luego la profesora lo revisaba, anotaba la nota conseguida y nos los comíamos! si si
Luego otra hora a la semana teníamos costura, una sala enorme con muchas máquinas de coser, retales, telas, hilos de todo tipo, elaborábamos de forma independiente un proyecto mensual, pues un cojín, un muñeco... aprendías a coser un botón, una cremallera, todo con máquina de coser.
Otra hora a la semana teníamos bricolaje, lo mismo un taller enorme con todo tipo de herramienta, un banco totalmente equipado para cada uno y proyectos a realizar.. todo ello sumaba nota.
Una hora a la semana teníamos música, una sala al completa de instrumentos, guitarras eléctricas, baterías, órganos, etc., y lo mismo, grupos musicales (por cierto nunca se me dio demasiado bien)
Una hora a la semana teníamos informática, un ordenador para cada uno (éramos unos 30 por clase) y hablo del año 1992.
Dentro de las asignaturas convencionales como geografía, nos visitaban periódicamente personas de otros países, dependiendo del tema a tratar. En el caso de África nos visitaron dos africanas que nos enseñaron su forma de vida etc. Estos trabajos solían ser de mes o mes y medio, y cada alumno redactaba posteriormente un dosier con todo lo aprendido.

Recuerdo un trabajo que hicimos sobre la edad media, nos llevaron a todos los alumnos de curso (éramos dos clases de unos 30) a una granja medieval totalmente caracterizada, donde tuvimos que dormir en los sacos sobre paja, machacar avena para el pan, ordeñar cabras, hacer utensilios de hierro fundido y de madera tallada y vivir durante cinco días tal y como lo hacían en la época medieval, fue totalmente increíble todo lo que valoras la vida moderna después de unos días.
Y así muchos más viajes, a una granja y vivir como un granjero...
Y así con todas las asignaturas, charlas sobre sexo y enfermedades de trasmisión sexual, embarazos no deseados, medios de anticoncepción, desde bien pronto con 11- 12 años ya sabias lo que tenias que saber para poder afrontar la vida (sobre todo cuando estás apunto de entrar en la adolescencia).
Cuando yo llegué a ese país (como un inmigrante más) el colegio donde me matricularon se encargó de facilitar mi adaptación, 4 días por semana iba a un colegio de idiomas (donde habían más de 30 nacionalidades) allí aprendía el idioma, lo cual facilitaría mi adaptación al colegio, donde iba un día por semana.
Y así estuve unos 3- 4 meses donde progresivamente iba menos veces al colegio de idiomas y más al colegio normal.
Allí facilitan todo el material escolar, libros, libretas etc., con el compromiso de no estropearlo, ya que después otros lo utilizararían.
Mi profesora de lengua (Lene, se llamaba) tuvo la iniciativa de darme clases particulares todas las tardes en el mismo colegio, eso me ayudo muchísimo a aprender aquel difícil idioma, en pocos meses hablaba y escribía el idioma a la perfección.
Así que pronto era una más en el colegio, totalmente integrada, eso si, por aquel entonces solo habíamos dos extranjeros en el colegio, un turco y yo una española, así que mis compañeros competían para tener como amiga a la española, era como algo exótico, y de ahí saqué grandes amigos que aún hoy casi 16 años después conservo!
¿Que quiero decir con todo esto? Pues bien, adoro España, es mi tierra, donde nací, me gusta la calidez de los españoles, su forma de vivir y disfrutar de la vida, pero debo hacer una crítica constructiva, y es que ¿cómo puede ser que un país con tantos recursos como éste , esté tan mal organizado con respecto a la educación? (por no hablar de otros campos, pero eso ya sería otro debate), un adelanto de la Sanidad del país, hasta los 18 años tienes totalmente cubierto cualquier tratamiento en el dentista, ortodoncia incluso, no solo es un tema estético, sino también de salud y ellos lo saben y actúan.
Desde luego si copiáramos el sistema de una País nórdico, concretamente Dinamarca, si ese pequeño país que apenas se aprecia en el mapa, no creéis que nuestros jóvenes serían diferentes? teniendo como base una educación rica en temas, habiendo aprendido todo lo necesario para ser una persona de provecho, independiente... Los jóvenes son el futuro, y nuestro futuro como país está muy mal, ya no quieren trabajar, ni esforzarse, son egoístas, violentos, generalizo porque es lo que veo, y salvo algunos pocos, la mayoría no ha recibido la educación que debería haber recibido de los colegios y por supuesto de sus padres.
Entonces un gobierno como el nuestro ¿no debería estudiar al resto de países europeos y "copiar" lo mejor de su sistema e implantarlo en nuestro país?
Desde luego si fuera presidenta, lo tendría claro, menos rollo y cuentos de Alicia en el país de las maravillas, y más acción, que se ganen sus astronómicos sueldos como dios manda.